Mi fiel compañera.

Siempre había utilizado bolsos, tipo bandolera o de asas.

Hasta que las probé… y la locura llegó  cuando necesitaba tener las manos libre para correr tras mis hijos.

Perfecta para ir a la compra, al trabajo o bajar al parque.

Su éxito radica en su capa estabilizadora, da cuerpo y estabilidad , y su solapa, al poseer botón imantado, impide que te abran la mochila.