Patadekoala nace de la pasión por crear complementos de moda únicos, diferentes y hechos a mano con amor.

Emprender no es fácil: los miedos, la incertidumbre, el desconocimiento de un nuevo mundo te frena, pero abandonar tu zona de confort, saltar al vacío y volar es maravilloso.

Cada una de nosotras decidió emprender por motivos totalmente diferentes:

Inmaculada, tenía la necesidad de conciliar su vida familiar con la profesional.

África, enfermera de vocación y cansada de los contratos esclavizadores de su tiempo, decidió desempolvar su primera máquina de coser; regalo de sus majestades los Reyes Magos de Oriente por el año 1990 y comenzar juntas una nueva aventura …

Del amor de dos hermanas nace este proyecto, cargado de ilusión y esperanza por un mundo laboral diferente. Inmaculada, la gran aprendiz, meticulosa, ordenada y perfeccionista. África creativa, desordenada, ingeniosa

Nuestra clave

Patadekoala diseña cada producto mimando todos los  detalles, haciendo descubrir que los tejidos bonitos no solo pueden estar en el exterior sino también en el interior. Confeccionado todo a mano, creando ediciones limitadas, fomentando la sostenibilidad y el buen hacer.

Nuestro taller está libre de humo y situado en un pequeño pueblo de Málaga, Chílches, frente al mar, lo cual hace que cada proyecto lleve un poquito de nuestra mar.

Utilizamos tejidos realizados en España y proveedores cercanos para fomentar la reactivación de la economía local.

Creemos en el movimiento ¨Slow¨ y contribuimos a él creando complementos de calidad, creandolos uno a uno, sin grandes producciones, ya que somos personas y no máquinas.

En Patadekoala nos interesan las prácticas sostenibles que ayuden a reducir nuestro impacto en el medio ambiente y den respuestas a problemas sociales y éticos.

Valoramos las cosas bien hechas por ello siempre que podemos colaboramos con diferentes O.N.G u organismos que fomenten la ayuda al prójimo.

Cada complemento es único e irrepetible, confeccionados a fuego lento y con paciencia para mujeres capaces de deleitarse con nuevas formas de ver el mundo.